Historia

La Asociación Bernardino Rivadavia – Biblioteca Popular es una institución civil sin fines de lucro.
Fue fundada el 16 de julio de 1882 por un grupo de vecinos extranjeros y argentinos, notables e idealistas, en su mayoría políticos y profesionales: Filippo Caronti, sus hijos Juan y Luis; Eliseo Casanova, Daniel Cerri, Leónidas Lucero, Octavio Zapiola, Angel Brunel, Daniel Aguirre, entre otros.

 

La Biblioteca Rivadavia inició el préstamo de libros el 9 de octubre de 1882, a pocos meses de su fundación oficial, acontecimiento elocuente del despertar cultural bahiense. Desde entonces tiene libre acceso toda persona sin distinción de sexo, religión, nacionalidad y condición social.

El primer bibliotecario fue el cubano Daniel Aguirre, a quien sus amigos llamaban “El Viejo Aguirre”. Hombre sencillo y culto que tuvo la visión de coleccionar todos los periódicos locales que aún se conservan en la Hemeroteca.

El altruismo de los fundadores, dio origen a una Institución que transitoriamente ofreció sus servicios en diversos lugares. Por ordenanza municipal, el Dr. Leónidas Lucero presidente del Concejo Deliberante, otorgó un local en calle Moreno 86 donde estuvo la Biblioteca desde 1891 hasta el 15 de agosto de 1930, fecha en que se inauguró la sede de Av. Colón 31. Su construcción fue posible gracias al legado que efectuara Luis C. Caronti, uno de los treinta y nueve firmantes del Acta de Fundación.

El legado de Caronti

Luis C. Caronti, hijo de Filippo y Adela Casati, nació el 9 de septiembre de 1858 en Bahía Blanca.

Antes de morir en 1917, sin herederos directos, legó parte de su fortuna tal como figura en su testamento: “ …Yo, los bienes que ahora poseo, en propiedades, dinero y demás que pueda corresponderme, dispongo sean entregados por iguales partes, mitad  al Hospital Municipal de Bahía Blanca y la otra mitad a la Biblioteca Pública de la misma ciudad, que sostiene la Asociación Bernardino Rivadavia, de cuya sociedad fui fundador”.

Asimiló de su padre, íntegro y republicano el amor por la libertad, de su madre el gusto por el arte. Filántropo, solidario, defensor de la educación pública y de la cultura, fue militar, periodista y político.

A los quince años ya firmaba planos oficiales por encargo de la Municipalidad. Su carrera militar activa comenzó en 1870, cuando se alistó como soldado voluntario de infantería. En esta etapa contribuyó con la fundación de poblaciones y descubrimientos de parajes en el sur del país.

Participó en forma continua y destacada en instituciones democráticas. Fue secretario municipal, presidente del Consejo Escolar, intendente municipal y diputado provincial.

En 1885, cuando presidía el Partido Nacional, se unió con el Coronel Daniel Cerri para fundar el diario “El Argentino”, cuyos originales se microfilmaron y se conservan en la Hemeroteca de nuestra Biblioteca.

Declaratorias

En el año 1992 se incluyó el edificio en el Catálogo del Patrimonio Arquitectónico y Urbano de Bahía Blanca.

El 16 de julio de 2007 fue distinguido como Monumento Arquitectónico Provincial por ley 13.690 tal como lo recuerda la placa descubierta en el hall de entrada como adhesión de la Honorable Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires.

El 2 de octubre de 2008, el decreto presidencial 1592, concretó la designación de la sede de Av. Colón 31, como Monumento Histórico Nacional y Patrimonio Cultural de la Nación. En sus considerandos destacó no sólo la riqueza arquitectónica del edificio, sino también el magnífico caudal bibliográfico que posee. Menciona especialmente la Hemeroteca, que atesora, entre otras importantes publicaciones, todos los diarios editados en nuestra ciudad desde 1883, donde se refleja el desenvolvimiento de la ciudad y la región, constituyendo un importante reservorio para las investigaciones.

Fotos: Foto Club Bahía Blanca, Daniel Lirio, Archivo ABR

Comentarios cerrados.